Ya inmersos en el mes de noviembre nos hemos encontrado con que cualquier página web que muestre publicidad intersticial en pantalla completa (los conocidos pop-ups o publicidad intrusiva) no se considerará “mobile Friendly” y por tanto, será penalizado por Google.

 

¿Pero qué son los anuncios intersticiales o pop up?

Los pop up son un tipo de anuncios emergentes que cubren la mayor parte del contenido de una página web y que se utilizan para promocionar productos, inscribirte a una newsletter o participar en un concurso. Los usuarios pueden hacer clic en el anuncio y realizar la acción determinada o, en la mayoría de casos, cerrar para ver el contenido de la página. ¿Cuántas veces os ha tocado lidiar con ellos verdad?

 

Ya no son Mobile Friendly

A muchos les ha cogido por sorpresa, pero la verdad es que no nos debería extrañar tanto. Todos sabemos cómo de molestos son los anuncios que aparecen nada más entrar en una página y que por su gran tamaño no te dejan ver el contenido de la página. Son molestos en pantallas grandes pero si os ha tocado desde un móvil bien sabréis que son aún más indeseables. Es totalmente intrusivo pero sobre todo da una experiencia de usuario muy mala.

Por eso Google, que siempre se ha caracterizado por centrarse en ofrecer los mejores resultados para nuestras búsquedas, no ha permanecido más tiempo ajeno a este fenómeno cada vez más popular. Si vosotros mismos usáis esta herramienta en vuestra web y os está siendo útil, que no salten todavía las alarmas, lo cierto es que Google NO penalizará todos los pop-ups. Por eso vamos a hilar fino y definir exactamente lo que penalizará y lo que no.

 

Entonces, ¿qué penaliza y qué NO penaliza?

  • Google penalizará las páginas que utilicen anuncios intersticiales en pantalla completa. Es decir, esos casos en que el anuncio cubre gran parte de la página y no deja ver el contenido de la web. Este cambio de algoritmo, por tanto, no debería afectar al las páginas que utilizan pequeños pop-ups o publicidad considerada como no intrusiva.
  • La penalización sólo afectará a los sitios web que aparecen en los resultados de búsqueda móvil. Deja entender pues, que el tráfico que proviene de dispositivos con pantallas más grandes continuará viendo los mismos resultados que antes.
  • Tampoco afectará a aquellos anuncios que den valor al contenido, así como los casos en que se insta a suscribirse a una newsletter o promociones relevantes para el usuario. La penalización se centra en los anuncios intersticiales de apps. Si su sitio web muestra un pop up no intrusivo y que no bloquea la navegación de usuario, la actualización de Google no debería tener ningún efecto.

 

¿Pero todo esto a que viene? Debemos tener en cuenta que el tráfico móvil ya representa más del 35% del tráfico orgánico y que en algunos sectores, esta tasa ya supera el 50%. No es extraño pues que Google tenga la mirada puesta en la experiencia móvil. Ya lo vimos con la actualización de abril de 2015, la llamada mobilegeddon, donde penalizaba las páginas que no eran responsive y que por tanto ofrecían una mala navegación móvil.

Así que aunque la actualización se centra especialmente en los anuncios intersticiales de aplicaciones móviles, no sería raro que en un futuro también lo aplicara a todas aquellas páginas que a través de anuncios pop-up ofrecen una mala experiencia de usuario. La cuestión fundamental en el posicionamiento SEO es y debe ser el mirar por el usuario y poder garantizarle un satisfactoria experiencia. Por eso debemos preguntarnos si estamos ofreciendo una navegación óptima y contenidos relevantes para posibles usuarios afines. Antes o después, Google actualizará su algoritmo en función de ello.